martes, 15 de abril de 2014

LaPingu y ElTejón

Una pingu y un tejón se encontraron mientras paseaban por el pico del Fénix y esto es lo que pasó.

- Hola doña Pingu.
- Hola don Tejón.

- Qué random es todo por este barrio.
- Muy random, si si.

- El otro día vi un dragón que iba muy rojirrim por un atracón de tomate, tremendamente random!!!
- OOOOOOH!!!! muuuuuuuuuy random, si si. Si tomase más lechuga no le pasaría, es mejor verdura, lo dice mi director.

- Cierto es, menudo gran profesor, con mucho ojo a la hora de crear poción, el dragón tendría que aprender de ese profesor ya que es muy absurdo ponerse rojirrim a tomate teniendo lechuga fresca que es más sana y sabrosa.
-Tiene usted mucha razón, doña Pingu, ni una mandrágora ni un gol se le escaparían.

- OOOOOOOOOOh! no me halague don Tejón, que no voy a caer en su encantamiento por muy amable que sea yo no me confundus tan facilmente, no trate de lanzarme hechizos que llego tarde a darle clase a mis alumnos.
- No me mal interprete, doña Pingu, no le lanzo ningún encantamiento ni hechizo, pero le puedo invitar a una poción tras las clases con sus alumnos
- En otro momento, don Tejón 



/********************************/

La Pingu volvía de dar clases a sus alumnos e iba pensando en la canción que habían aprendido hoy:
"Un ojo
Dos ojos
Tres ojos
Muchos ojos 
Muchos un ojo
Muchos dos ojos
Muchos tres ojos
Muchos muchos ojos tiene la mandrágora, corramos corramos que nos va a burrarrum de la faz de la tierra."

Parece absurda la canción pero los niños tienen que aprender pronto qué bestia les puede comer, y contarles los globos oculares bien rápido es una buena tática de supervivencia.
Y en eso iba pensando ella cuando de nuevo se encontró con el tejón.

- Hola doña Pingu.
- Hola don Tejón.

- Qué random es todo por este barrio.
- Muy random, si si.

-Doña Pingu, le he traido una poción hecha de lechuga y tomate de tomate, pero sin hechizo porque no quiero verla rojirrim como el dragón, usted es importante para mi y no quiero que se enfade por un p oco de color carmesí.
- Muchas gracias, Don Tejón, por la poción y por el hechizo, hoy se ha marcado un gol, nos vemos!!



/********************************/

La pingu estaba preocupada, mirando a su clase, algo había pasado, sus alumnos eran verduras!!!! VERDURAS!!!!!
Estaba muy confundus, no dejaba de hacer recuento y el marcador era el mismo, todo muy absurdo: una lechuga, otra lechuga, un tomate tomate, una lechuga y tomate, y por ultimo un tomate y una lechuga, ya no tenía pollitos en clase, tenía verduras!!!!! Tenía que revertir el hechizo pronto era lo más importante, antes de que llegasen los papis de los niños, el plazo menguaba y menguaba mientras ella runruneaba y runruneaba. "Ay!!! qué vida más ramdom!!!!!!" se lamentaba
En estas estaba cuando llegó el tejón:

- Hola doña Pingu.
- AHORA NO!!!! don Tejón.

-Qué alterada!!!!! Burrarrum Pingu, calma y tranquilidad que te fijo que te puedo ayuudar.
- confundus, confundus, confundus, confundus, confundus, confundus, confundus, confundus, aaaaaaaaaaarg que confundus y ramdom es todo!!!! mis niños!!! el plazo es importante!!! absurdo!!! todo es absurdo!!! qué he hecho!!! mis niños, les han lanzado un hechizo!!!!!!!


/************/

Y así lloraba La Pingu, mientras el Tejón creaba un hechizo importante, antes de que acabase el plazo y llegasen los padres.
La Pingu no dejaba de lamentarse, "burrarrum, burrarrum, burrarrum, burrarrum, burrarrum, burrarrum, burrarrum, burrarrum, burrarrum" le decía el tejón.

Nito una pocion!!!!! dame una pocion!!! Nito una pocion!!!!! dame una pocion!!! Nito una pocion!!!!! dame una pocion!!! Lloraba ella mientras el seguía con el hechizo importante.


Ramdom!!! Ramdom!!! Ramdom!!! Ramdom!!! Profe!!!Profe!!!Profe!!!Profe!!!Profe!!! gritaban los niños!!! Que se acerca el Dragón rojirrim!!!! Dragón rojirrim!!!! Dragón rojirrim!!!! Dragón rojirrim!!!! Dragón rojirrim!!!! Dragón rojirrim!!!! Dragón rojirrim!!!!


Ella no dejaba de hacer recuento y mirar el marcador, y así una y otra ver recuento y marcador, recuento y marcador,recuento y marcador y llegó el plazo y todo se paró

El tejón gritó: ENCANTAMIENTOOOOOOOOOO ENCANTAMIENTOOOOOOOOOO ENCANTAMIENTOOOOOOOOOO ENCANTAMIENTOOOOOOOOOO ENCANTAMIENTOOOOOOOOOO ENCANTAMIENTOOOOOOOOOO 

y todo dejó de ser absurdo.

Y fun y pin.



(si, lo se, mi vida es absurda y mis cuentos tb)

2 comentarios:

  1. quien sabe, puede que me de por escribir mas cuentos de la pingu y el tejon XD

    ResponderEliminar